Si estás pensando en vender tu casa seguramente ya tendrás una idea básica de lo que quieres obtener por su venta, y posiblemente hasta cómo realizar su venta; si hacerlo directamente, a través de un portal inmobiliario, de una agencia…

Pero si optas por intentar venderla o alquilarla directamente hay ciertas consideraciones que debes tener en cuenta para no espantar al posible cliente. El inmobiliario es un mercado muy competitivo, y hoy en día todos tenemos amplia información al alcance de un clic, incluidos los potenciales compradores, que antes de comenzar a buscar vivienda seguro que han hecho sus deberes e informado convenientemente. Por eso desde aquí nos gustaría ayudarte para que no te quedes sin palabras ante cualquier duda o consulta cuando recibas estas visitas en tu casa con estos sencillos consejos.

  1. No pongas pegas en el horario de la visita. Si vas a optar por encargarte de enseñar la vivienda debes tener plena disponibilidad, ya que los posibles compradores pueden ir a visitarla en cuanto las obligaciones laborales o familiares se lo permitan, pudiendo ser a horas incómodas. Por ello, si no cuentas con esta disponibilidad, es mejor que cuentes con los servicios de una Agencia Inmobiliaria. El mercado no está para perder ninguna visita.
  2. Ábrete a la negociación. Es posible que cerca de tu casa haya disponibles otras diferentes que pueden ser otra opción para los compradores. El poder facilitar una rebaja, por pequeña que sea, siempre anima al interesado a completar la operación. En todo caso cuenta con este margen y aplica inicialmente un precio superior a lo que pretendes conseguir.
  3. Ten la casa en perfecto estado. Es más que el posible que los nuevos propietarios quieran hacer algún arreglo después de la compra para adaptar la vivienda a su gusto y necesidades. Pero tener todo a punto en el momento de mostrar la casa te hará ganar puntos frente a otras que presenten aspecto descuidado y/o abandonado. Una simple capa de pintura puede ser el factor determinante para asegurar una venta.
  4. Asegúrate de conocer bien el barrio. Aunque lo que vendes es tu casa, todos buscamos una vivienda con unos servicios mínimos en los alrededores, como supermercados, colegios, parques y zonas verdes, farmacias, servicios médicos… Cuanta más información puedas facilitar al respecto más atractiva harás tu vivienda.
  5. Ten disponible toda la información del inmueble. Es posible que el comprador te pregunte sobre Eficiencia Energética, si el inmueble está libre de cargas, el coste de la comunidad de vecinos, si hay gastos extra.