El pasado 15 de Junio compareció públicamente el gerente del Consorcio de la Ciudad de Toledo, Jesús Corroto, para informar de las próximas actuaciones del llamado Plan de Rehabilitación Colaborativa 2030, que incluye la rehabilitación de 200 viviendas en el Casco Histórico de Toledo con el propósito de afianzar la población de este barrio.

El primer paso es lograr que se fije la población del Casco mediante ayudas a la rehabilitación de viviendas, mejorando las condiciones de sus propietarios. El segundo paso incluye la recuperación de grandes edificios para uso residencial. Mientras que el tercer paso es el de contar con diferentes administraciones que cuentan con edificios públicos, para que pongan estos inmuebles a disposición de residentes temporalmente o para largas estancias. Este último sería el caso de estudiantes o investigadores, por ejemplo.